Nuevo Toyota Yaris

El nuevo Toyota Yaris incluye novedades de diseño exterior e interior, con mayor calidad en los acabados e incorporación de nuevo equipamiento.

Nuevo Toyota Yaris

El frontal del nuevo Yaris se basa en el desarrollo de los conceptos de diseño ‘Keen Look‘ y ‘Under Priority‘  de Toyota, potenciados por la estructura en forma de ‘X’ con la parte superior e inferior separadas. Los faros incorporan una nueva tecnología de lámparas con proyector tanto para las luces largas como para las cortas. Las luces de circulación diurna son de tecnología LED. En la parte posterior sobresale el nuevo diseño del paragolpes con difusor integrado.

Los cambios en el exterior también se destacan llantas de aleación, de 15 y 16 pulgadas. A diferencia de la anterior generación del Yaris, ahora todas las versiones comparten el mismo diseño general, y tan solo unas ligeras variaciones distinguen a cada variante, incluido el Yaris hybrid.

El interior también ha sido objeto de modificaciones importantes para mejorar el placer de conducción y el confort. Se ha hecho especial hincapié en la calidad de los materiales, y tanto el tacto como la apariencia de los mismos han cambiado notablemente con respecto al modelo anterior. El nuevo Yaris ofrece una amplia variedad de tapicerías, con un nuevo diseño de tela y nuevos colores para cada versión.

El equipamiento también ha sido renovado y mejorado, con elementos como el sistema multimedia Toyota Touch 2, la cámara trasera de ayuda a las maniobras, los retrovisores exteriores plegables automáticamente, el control de crucero o el climatizador bizona.

El nuevo Yaris está disponible en cuatro versiones, dos nafteras (Yaris 70 y Yaris 100), una diésel (Yaris 90D) y una híbrida (Yaris hybrid). Esta última supone ya cerca de un tercio de las ventas de la gama Yaris y ha sido mejorada para adaptarse a la norma anticontaminación Euro 6. Con varios ajustes, se ha rebajado aún más sus emisiones de CO2, de 79 a 75 g/km, homologando un consumo medio de menos de 3,3 l/100 km.

Los motores nafteros 1.33 VVT-i (Yaris 100) y diésel 1.4 D-4D (Yaris 90D) incorporan modificaciones destinadas a reducir el ruido y las vibraciones, mientras que el propulsor naftero de 1.0 litros y 3 cilindros (Yaris 70) ha sido sometido a una importante renovación para mejorar el rendimiento y disminuir las emisiones.

El desarrollo del nuevo Yaris ha contado con una inversión de 85 millones de euros, con 576.000 horas de I+D y el diseño de más de 1.000 componentes nuevos. Toyota Motor Europe (TME) ha contribuido a su creación en un 75 %, mucho más que el 25 % del modelo que se presentó en 2011.

Fuente: Nuevo Toyota Yaris